Aladín (2019) – ¿Una Película Divertida o un Mal Remake?

La historia de Aladín, la cuál es parte de Las Mil y Una Noches del folclore Árabe. Se ha adaptado a diferentes medios como libros, cuentos infantiles, obras de teatro y por supuesto películas. Siendo la más popular la versión animada de Disney, estrenada en 1992, como parte del ‘Renacimiento de Disney’ en la época de los noventa. Tuvo dos secuelas que fueron directas al DVD, una serie animada y más recientemente un remake en el 2019, dirigida por Guy Ritchie (conocido por dirigir Sherlock Holmes).

Aunque tuvo críticas mixtas, la audiencia en general quedó fascinada por este filme y llegó a recaudar un billón de dólares en taquilla. ¿Merece tanta popularidad? Echemos un vistazo.

La trama se trata de un joven pobre callejero de Agrabah quién se hace amigo de la Princesa Jazmín al conocerse en el bazar. Pero, Aladín, al infiltrarse en el palacio para verla otra vez, fue capturado por los guardias y, el gran visir, Jafar le propone ir a la Cueva de la Maravillas para obtener una lámpara mágica. Aladín lo consigue, pero termina siendo traicionado y atrapado en la cueva. Afortunadamente, al frotar la lámpara, invoca al genio de la misma, quién le concederá tres deseos. ¿Cuáles serán los deseos que pedirá nuestra amada rata callejera?

La trama es bastante fiel tanto del clásico relato como de la película animada de 1992. Sin embargo, expande la historia de la película original, dándole más profundidad como las responsabilidades de Jazmín para gobernar y el romance entre ella y Aladín, además de agregar más personajes como la sirvienta de Jazmín, Dalia. Desafortunadamente, al igual que el remake de la Bella y La Bestia, sigue la trama demasiado similar a la película original, haciendo que sienta más lenta y predecible. Seguro, agrega más cosas, pero, en general es la misma que la versión original.

El tono de la película es algo inconsistente. Hay a veces que trata de ser seria y madura, y otras veces trata de ser chiflada y divertida como la versión animada. Aunque admito que los momentos divertidos sí se me hicieron divertidos, no puedo evitar comparándolos con la original, por más cinemática que trata de ser.

Los personajes, aunque la mayoría respetan la fidelidad de la versión original, y hasta algunos tienen más desarrollos, otros se quedan cortos y terminan siendo olvidables. Comenzando con Aladín (interpretado por Mena Massound), un ladrón callejero de buen corazón que sólo busca el amor de Jazmín. Un chico simple quién, pese a sus fallas, al final hace lo correcto. Luego tenemos a la Princesa Jazmín (interpretada por Naomi Scott), quién es más interesante que la versión animada, ya que ésta tiene que preparase para gobernar el reino. Incluso su padre, el Sultán, actúa como una persona sabia y seria, en lugar de ser un viejito chiflado como en la versión animada.

Luego tenemos al Genio (interpretado por Will Smith). Mucha gente tuvo sentimientos encontrados por esta interpretación y puedo entender por qué. Primero que nada, el Genio de la película animada es un personaje muy icónico cuya esencia nunca será recreada. Sin embargo, la interpretación de Will Smith trata de rendir tributo a este personaje con resultados mixtos. Siento que este Genio se ve mejor con el carisma natural de Will Smith, porque cuando trata de ser tan chiflado como en la versión animada, se siente forzada y antinatural.

A pesar de ello, no se compara con lo que le hicieron a Jafar (interpretado por Marwan Kenzari). Mientras que en la original era intimidante y maligno a mas no poder; en el remake, es más un imbécil condescendiente que sólo quiere poder porque sí. No ayuda en nada que la actuación del actor es acartonada y monótona.  Mientras que Dalia (interpretada por Nasim Pedrad), sólo me pareció una excusa para darle una novia al genio, además de que su humor causa algo de pena ajena.

En cuanto al apartado técnico, debo admitir que son impresionantes los sets de la película. Aunque luce más realista en comparación a la original, es más colorida, aunque con un filtro arenoso para sentir que éstas en el desierto. Y también hay secuencias donde los personajes hacen acrobacias y bailan al estilo árabe, muy similares a un musical estilo Bollywood.

Por otra parte, no me gustó mucho el CGI del genio, sobre todo cuando trata de ser caricaturesco y fuera del lugar con el ambiente realista.

En cuanto a las canciones, debo admitir que, para ser refritos de la versión animada, están muy bien logradas. Incluso hicieron una nueva canción llamada ‘Callar’ donde Jazmín expresa sus frustraciones por su situación es bastante inspiradora.

En general, como producto final, es algo mediocre. Pero como película palomera, cumple perfectamente. Seguro, la historia es similar a la versión animada con unas cuantas adiciones, la mayoría de los personajes son agradables y bien desarrollados, y el apartado técnico es muy bueno. Sin embargo, sufre de un tono inconsistente, algunos personajes molestos y CGI mediocre. Aún así la recomiendo como una película palomera, pero mejor recomiendo la original animada. Este remake le doy un 5/10.

1 thought on “Aladín (2019) – ¿Una Película Divertida o un Mal Remake?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *